Aunque a primera vista pudiera parecer que la visita al Museo Arqueológico es una visita para más adelante, lo cierto es que es en esta etapa tan fundamental en la que se echan los cimientos del desarrollo posterior. Por ello estimular el interés, la curiosidad y las ganas de conocer no tiene precio. Los alumnos de cinco años, acompañados de sus profesoras, que estuvieron atentas a sus preguntas para saciar su curiosidad sin límites, visitaron el Museo Arqueológico y aprendieron de forma lúdica y práctica muchísimas cosas sobre la Prehistoria y el Hombre de Cromañón.

¡Nos encanta aprender y os recomendamos esta visita si queréis conocer los orígenes de nuestro mundo!