El Departamento de Lengua Española y Literatura ha organizado, por segundo año consecutivo, una charla-coloquio online para los alumnos de 2º de ESO, que tendrá lugar el miércoles 2 de marzo, con Fernando Lalana, autor de la novela juvenil Los hijos del Trueno, leída y trabajada en clase.

La trayectoria profesional del autor que nos ocupa es sumamente amplia; ha publicado más de un centenar de libros dedicado al público infantil y juvenil. Como reconocimiento a su carrera, ha recibido premios de gran relevancia como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por Morirás en Chafarinas (1990) y el XIV Premio Cervantes Chico, entregado por la entonces Princesa de Asturias, Doña Letizia Ortiz.

Gracias a esta videoconferencia, los alumnos han podido escuchar, en directo, cómo fue el proceso de escritura del libro, el trabajo en equipo entre ambos escritores (Lalana junto a Almarcegui) y la creación de los personajes, entre otras cuestiones. Asimismo, han tenido la oportunidad de realizarle preguntas como las siguientes:

  • ¿Con qué personaje te sientes más identificado y por qué?
  • ¿Hay alguna parte del libro que te guste un poco más que el resto? ¿Por qué?
  • ¿Por qué decidiste que fuera Venancio Romaguera el que cobrase protagonismo en el final del libro?
  • Si pudieses convertirte en un personaje, ¿cuál serías?
  • ¿Cómo llevasteis el trabajo en equipo a la hora de exponer las ideas y escribir el libro?

Para finalizar, os dejamos una sinopsis de un alumno de 2º ESO, para que podáis entender un poco mejor cómo ha sido la lectura de este libro que tanto nos ha gustado. Además compartimos con vosotros una reseña y una opinión de los alumnos sobre el mismo.

Sinopsis:

En el año 2002, la Gerencia Nacional de Enseñanzas decide elaborar un nuevo decreto mediante el cual se decide que todos los institutos tengan la opción de deshacerse de los alumnos que consideren `residuales´ en sus centros. Y tras presentarnos a los personajes principales como Primicia, Lopesánchez, Miravalles, don Metodio, doña Eloísa,etc., empieza el nuevo curso en el que se nos presentan tres nuevos personajes Venancio Romaguera, Samuel Gomis y el bedel (el gran Básper).

El curso no empieza nada mal, incluso pudieron ponerle nombre al instituto que sería Capitán Trueno, pero todo se fue al garete cuando llega la orden de que no se impartan enseñanzas normales. Sin embargo, los protagonistas fueron inteligentes y decidieron apuntarse al concurso de cesta y puntos para así poder seguir con sus estudios normales.

Al principio esto crea un poco de confusión, pero luego se preparan y deciden ir a por todas, llegando a la semifinal donde se enfrentarían al nuevo instituto de Vicente Felices que les había dado plantón. Y así llegaron a la final, donde se enfrentaron a un instituto el cual su equipo estaba formado por los más inteligentes que habían concursado en fases anteriores del programa.

La final estuvo muy reñida y al final adquieren importancia los personajes que, a priori, parecían secundarios y de relleno como Venancio y Gomis dando así al final la victoria al Capitán Trueno. Esto tuvo como consecuencia que se cambiase la ley y todos los alumnos de los institutos remanentes volvieran a sus institutos de origen, todos menos el Capitán Trueno que acaba convirtiéndose en un gran instituto.

(R.V.)

Reseña:

Los hijos del Trueno es una novela, escrita por Fernando Lalana y Jose María Almárcegui, que hemos leído en clase y que nos ha encantado. En ella se cuenta cómo un grupo de jóvenes llega a un nuevo instituto después de la aprobación de una ley que dice que las clases solamente han de estar compuestas por veintidós alumnos.

Hasta aquí, no encontramos nada especial; pero, desde este momento, comienza la magia. Lo que tienen en común que tienen todos estos alumnos que forman el instituto remanente Capitán Trueno es que no estaban bien vistos en sus centros anteriores por ser hiperactivos, autistas, delincuentes juveniles o, simplemente, por tener aficiones que se consideran diferentes a las de los demás.

Aparentemente, estos estudiantes son dirigidos a ese centro para no alterar el curso normal de las clases y para intentar acabar con el problema del fracaso escolar. Según avanza el curso, los profesores se dan cuenta de que sus alumnos no tienen problemas académicos, como demuestran al ganar un concurso televisivo a nivel nacional, Cesta y Puntos, en el cual se inscriben para conseguir que en el centro se puedan aprender las materias tradicionales que habían sido prohibidas. Finalmente, consiguen que la Gerencia Nacional de Enseñanzas Intelectuales dé su aprobación para que el instituto deje de ser remanente y pueda dar las clases con total normalidad.

Los autores nos dejan ver cómo muchas veces, muchas personas únicamente necesitan un poco de apoyo y que alguien crea en ellas para que se obre la magia y la ilusión se apodere de sus vidas.

La novela se organiza a través de dos partes: la primera se ocupa de la presentación de los jóvenes, profesores y personal no docente que ocuparán el centro, así como de la presentación del problema con el que se encuentran tras prohibirles que aprendan o enseñen las materias tradicionales. En cambio, la segunda parte acaba con el problema inicial al presentarse a un concurso televisivo que les per-mite seguir estudiando, ganarlo y conseguir la obtención de instituto y no de instituto remanente.

En cuanto a la forma mediante la cual los autores narran todos estos hechos que les suceden a este grupo de adolescentes, he de decir que es un lenguaje sencillo que facilita que la historia te atrape desde el primer momento.

(M.S.R.)

Opinión personal:

Durante la entretenida lectura de esta novela, las clases de segundo de la ESO hemos podido comprender las diversas situaciones de los estudiantes que van apareciendo a lo largo de la novela. Estos nos han enseñado que los estudios no definen la personalidad ni la inteligencia de las personas, y que hay otras virtudes en ellas las cuales se subestiman e infravaloran con frecuencia.

También, nos ha sorprendido la complejidad y la elaborada personalidad de cada uno de los personajes de la novela, los cuales congenian rápidamente formando un grupo de estudiantes fuerte y unido.

(E.L.)